Algunos consejos relacionados con la cesión de derechos digitales a ONGs

24/03/2015 / Lab Administrator

En la actualidad, numerosas fundaciones, ONGs y agencias de cooperación trabajan en proyectos de reducción de la brecha digital en países del Sur. Si el primer paso consiste generalmente en la entrega de dispositivos de lectura (como las laptops de OLPC o los Kindles de Worldeader), en una segunda etapa surge la necesidad de dotarlos de contenidos. Los textos y otros materiales pre-cargados (o descargables de la web) suelen provenir de cesiones gratuitas de autores y editores de países del Norte, o bien de libros de dominio público. En este contexto, el Labo ha preparado una lista de puntos que pueden ser importantes para los editores de la Alianza interesados en participar de este tipo de iniciativas:

  • La cesión de los contenidos (libros, revistas, etc.) debería tratarse como una licencia, y los editores y autores del Sur deben defender su derecho a recibir un pago por la misma, en especial porque el territorio en cuestión (es decir, el área en la cual se entregan los dispositivos y los contenidos) constituye su principal mercado. Muchos editores y autores del Norte, en cambio, han preferido ceder su licencia sin costo, tal vez debido a que regiones como África, por ejemplo, no representan para ellos su principal mercado.
  • Este pago podría corresponder a un determinado período (por ejemplo 2 años), y debería luego renovarse, sucesivamente.
  • Para calcular el monto que debe cobrarse por adelantado (como ocurre generalmente en las cesiones de derechos), debería tomarse en consideración el público potencial total (si tomamos el caso de Worldreader, su sitio web presenta cifras actualizadas de cuántos son los lectores involucrados, tanto para la lectura sobre Kindle como sobre teléfonos móviles).
  • Recomendamos asimismo solicitar a la ONG que los datos de lectura disponibles (cuántos lectores han consultado o descargado la obra en cuestión, cuántas páginas han leído, etc.) sean también visibles para el editor, en tiempo real. Esto resulta vital, pues permite conocer mejor el comportamiento de los lectores.

 

(cc) Sam Churchill, “Worldreader”, Flickr.

El autor

Dejar un comentario

Su correo no será publicado. Los campos marcados con * son obligatorios.


*